8-M: unidas hacemos más fuerza y se nos ve mejor

Desde WomenComPol nos adherimos a la #HuelgaFeminista8M porque entendemos que es la mejor manera de demostrar unidad frente a una gran cantidad de injusticias.

En concreto, WCP quiere reivindicar una Igualdad real desde la diferencia, en la que se parte de la base de que las diferencias entre hombres y mujeres nos enriquecen. Pero se deben eliminar las desigualdades que nos sitúan en posición de inferioridad.

Pedimos una mayor visibilidad de la mujer. En primer lugar, en el mundo de la Comunicación Política e Institucional. Porque es nuestra razón de ser y porque somos muchas y muy buenas. En esta profesión especialmente masculinazada pedimos que se elimine el cliché de que es un mundo de hombres. Y además, porque la visión de la mujer en este campo es especialmente necesaria: nuestra empatía, capacidad de escucha y visión periférica nos hace especialmente buenas en esta profesión. ¡¡Que no se nos tenga miedo!! 

Solicitamos una eliminación de los techos de cristal. Porque existen, porque no se ven pero son evidentes. Una normalizada presencia de la mujer en puestos directivos normalizaría una gran cantidad de situaciones de igualdad por lógica. Por eso, y porque el movimiento se demuestra andando, es necesario una acción directa sobre esos techos que miramos desde abajo con una mezcla de esperanza, ilusión, ambición y rabia.

Y finalmente, nos unimos a #YoParo8M porque desde la protesta reclamamos una equiparación salarial de la mujer al hombre. Los datos hablan por sí solos y hoy por hoy las mujeres cobramos un 12% menos de media que los hombres desempeñando el mismo puesto de trabajo y las mismas funciones. Y luchamos por las mujeres de hoy, por las que vendrán mañana y también por las que ayer no pudieron o no les dejaron luchar.

Pero sobre todo, nos unimos porque juntas hacemos más fuerza y se nos ve mejor. Como en WomenComPol.

Ganar en visibilidad para lograr igualdad

Foto Finish Gala Top 100: premiadas, hombres y jurado.
Foto Finish Gala Top 100: premiadas, hombres y jurado.

Por Elena Barrios

Estos pasados días WomenComPol ha podido asistir, como miembro del jurado, a la Gala Las Top 100, donde se eligieron a las 100 mejores mujeres en España en distintos ámbitos: Académicas e Investigadoras, Alta Dirección, Cultura, Ocio y Deporte, Directivas, Empresarias, Función Pública y Política, Medios, Pensadoras y Expertas, Revelación y Emprendedoras y Tercer Sector.

Fue una gala cargada de guiños no sólo a las mujeres brillantes de nuestro país que merecen ser reconocidas, sino a los hombres como parte importante en conseguir el logro de dar una mayor visibilidad y representación en puestos directivos como medio de lograr la igualdad de la mujer. Y así, por ejemplo, nada más entrar todos los hombres eran engalanados con una hermosa flor amarilla que era colocada en su solapa. Una preciosa manera de hacerles sentir muy especiales en esta lucha en la que ellos son tan importantes.

Y, aunque ha habido muchas crónicas oficiales de lo que fue la gala, nosotros nos quedamos con otra parte, con la que se da entre bambalinas que suele ser la más interesante. Fue la parte en la que los CEOs que fueron invitados a asumir sus propios retos a favor de la igualdad, dejaban ver cómo la igualdad es algo en lo que creen a pies juntillas; que alguno asumía el compromiso de ver siempre cuatro perfiles paritarios para todas las entrevistas de trabajo, como modo de recordarse la importancia de lograr la igualdad; la conciliación siempre debe ser de dos o que las reuniones a partir de las 6 deberían estar siempre prohibidas.

Desde aquí queremos felicitar a Mercedes Wullich por su excelente iniciativa. Por querer dar mayor visibilidad a las mujeres maravillosas que hay en nuestro país como modo de fomentar la normalización y el poder de la mujer. Por ser tan inspiradora, contagiar tanta fuerza y tener el coraje de llevar 6 años organizando un evento de estas características.

Y, como no, darle las gracias. Gracias Mercedes por haberte acordado de WomenComPol para acompañaros como parte del jurado en esta ocasión. Fue un auténtico honor, un privilegio y una gran responsabilidad elegir talento entre tantas mujeres brillantes. Pero lo hicimos con gusto. Y con orgullo. El de sabernos parte de un movimiento importante que cree que dar visibidad a la mujer en mundos especialmente masculinos ayuda a normalizar la entrada de la mujer en ese mundo. Un movimiento que sabe que esto lo cambiamos entre todos. Un movimiento que logrará mantener el poder de la mujer y darle cada vez más, el que merece y puede desempeñar en igualdad de condiciones. Un movimiento que, ojalá, no tuviera que existir pero que avanza, seguro, por el camino de la igualdad y el empoderamiento femenino.

Muchas gracias Mercedes por dejarnos estar ahí. Muchas felicidades a todas las premiadas: sin duda lo merecéis.